Miguel de Unamuno – Teatro completo – (I) La esfinge

Miguel de Unamuno Teatro Completo 1959 Aguilar ediciones
Miguel de Unamuno
Teatro Completo
1959 Aguilar ediciones

Miguel de Unamuno escribió a su amigo Ángel Gabinet en Noviembre de 1898, acerca de que estaba inmerso en la creación de “La esfinge”, misma que aún no se llamaba así.

Esta obra en tres actos comienza con cuatro epígrafes {pág. 202}, el primero en sánscrito puede traducirse como “Lo que será, será”.

El segundo epígrafe, escrito en griego clásico, puede traducirse como “Y aquí estoy yo, pobre infeliz, por el solo hecho de demostrar la virtud”.

De Unamuno fue profesor de griego clásico en la universidad de Salamanca, a tal nivel erudito que se le considera, junto con Heidegger,  una de las eminencias históricas de la lengua.

La cita pertenece a “Prometeo encadenado” de Esquilo, quien vivió alrededor del siglo quinto antes de cristo.

Óleo en lienzo de Dirck van Baburen: Prometeo encadenado por Vulcano.

Prometeo es un titan, los titanes fueron arrojados del Olimpo al Tártaro, junto a Cronos (el Saturno romano), por Zeus. Prometeo regresa del Tártaro y roba el fuego para entregárselos a los hombres. Zeus en castigo lo encadena en el Cáucaso.

La simbología  en este mito podría entenderse de manera similar al mito de Adán y Eva y el árbol del conocimiento del bien y del mal, en el sentido en que, tanto el árbol como el fuego, representan la ciencia tomada como fin y no como medio. Hecho que continuamente se encuentra en las obras existencialistas de de Unamuno, BuberMarcel, y Heidegger.

El tercer epígrafe es una cita en inglés de “Hamlet” de Shakespeare. “To die, to sleep…; to sleep… perchance to dream!”, donde Hamlet piensa que morir es dormir, incluso tal ves soñar.

¡Morir…, dormir! ¡Dormir!…¡Tal vez soñar!. ¡sí, ahí está el problema!. ¡Porque es forzoso que nos detenga el considerar qué sueños pueden sobrevenir en aquel sueño de la muerte, cuando nos hayamos liberado del torbellino de la vida!. ¡He aquí la reflexión que da existencia tan larga al infortunio!…..

Dormirse en el olvido del recuerdo - Miguel de Unamuno
Dormirse en el olvido del recuerdo – Miguel de Unamuno

Es bien conocido en el pensamiento de de Unamuno sus menciones al deseo de desnacer, tanto en la poesía como en sus ensayos:

“Y he aquí por qué cuando me pongo a soñar en una experiencia mística a contratiempo, o mejor a arredrotiempo, le llamo al morir desnacer, y la muerte es otro parto.” {Extracto de “Como se hace una novela” – Miguel de Unamuno}.

De Unamuno también a menudo cita o  continúa el pensamiento de Agustín de Hipona para quien simplemente somos sueños de dios.

 El cuarto y último epígrafe forma parte de la obra.

Joaquín. —  Hay que proponerse en la vida algún fin.

Angel — ¿Para qué, si el universo no lo tiene?

Joaquín. —  ¡Para dárselo!

(La Esfinge. Acto II, escena IX.)

Lecturas existenciales donde la vida del hombre no tiene otro significado distinto del que él mismo le da, son mas directas que otras. Recordemos, por ejemplo, este extracto de la famosa conferencia de Sartre:

…hemos respondido a cierto número de reproches concernientes al existencialismo. Ustedes ven que no puede ser considerada como una filosofía del quietismo, puesto que define al hombre por la acción; ni como una descripción pesimista del hombre: no hay doctrina más optimista, puesto que el destino del hombre está en él mismo; ni como una tentativa para descorazonar al hombre alejándole de la acción, puesto que le dice que sólo hay esperanza en su acción, y que la única cosa que permite vivir al hombre es el acto. En consecuencia, en este plano, tenemos que vérnoslas con una moral de acción y de compromiso.Sartre “El existencialismo es un humanismo”.

Pero podríamos leer también en este diálogo a Hegel y su dialéctica del espíritu, en la que el ser humano aporta al despertar de la conciencia del espíritu, pensamiento que, ya en nuestros días, desarrollará también  Teilhard de Chardin.

Continuación.